Primeras filmaciones. Somos Agentes de la Muerte.

Si bien en laboratorio el trabajo tiene su retraso, es en la filmación donde podemos desahogarnos verdaderamente. Acudimos principalmente a la Casbah, cerca del refugio Darna. También al Gran Zoco, donde filmamos las puertas de la medina y de la Mendubia, los árboles. Nos sorprendemos de la pasividad de la gente frente la cámara. Parece que no les importa ser filmados por nuestro peculiar equipo de rodaje, algo extraño en un país musulmán donde la relación con la imagen es tan compleja. Filmamos las sedes consulares portuguesas abandonadas del Marshan, la playa de Markala, que está desapareciendo bajo la construcción de una carretera que circundará Tánger.

Parafraseando a Roland Barthes, somos unos auténticos agentes de la muerte. Pretendemos, por medio de la captura fotográfica, conservar la vida. Pertenecientes a una sociedad que ha negado la Muerte, nuestra nostalgia edénica, nuestro impulso melancólico, nos obliga, paradójicamente, a reproducirla: una de nuestras motivaciones pasa por capturar el patrimonio material e inmaterial de Tánger. Participar de su tiempo-muerte, alinearnos con esta, sentir su Extinción. Lo que filmemos habrá-sido.

Anuncios

0 Responses to “Primeras filmaciones. Somos Agentes de la Muerte.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s
















Categorías

Dao Byed en Flickr


A %d blogueros les gusta esto: