Viva la distancia

cameralessImagen 7
Ejercicio de camaraless realizado por el grupo de menores de 14 años

Entre otros peligros está también el Orientalismo. Valga de punto de partida la entrada realizada anteriormente sobre Edward Said. Más allá de la pregunta “¿Podemos ser el otro?”, estaría la de “¿Quéremos verdaderamente serlo?”. La inadaptación como concepto, el verdadero motivo por el que hemos decidido trabajar con niños en estado de exclusion social, es algo mucho más complejo y profundo que simples distancias determinadas por el sexo, la raza o la condición social. La distancia entre sujeto y realidad toma todas las formas posibles, y son infinitas las formas de naturalizarlas o de cargar con ellas; cada uno de nosotros tiene un trabajo que hacer en ese sentido, y ya es bastante. En ese sentido en la película ni somos el Otro, ni queremos ser el Otro, ni nosotros queremos ser nada tampoco, y no hay sitio mejor que Tánger para ello. Estamos, como siempre lo hemos estado, en los intersticios, simplemente. En la película subrayamos la distancia con los niños, aunque les hablemos en su lengua, aunque compartamos también su lenguaje profundo. Aunque, como ya hemos repetido en más de una ocasión, la película sea en el fondo un juego de niños.

Anuncios

0 Responses to “Viva la distancia”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s
















Categorías

Dao Byed en Flickr













Más fotos

A %d blogueros les gusta esto: